Publicado en Sin categoría

LO QUE TIENES QUE HACER

Lo que tienes que hacer es soltar. Sí, soltar. Dejar ir cada cosa al lugar y tiempo que le corresponde. No pensar en cada detalle pero sí sentir cada detalle.

Lo que tienes que hacer es mirar por ti y cuidarte. Cuidarte mucho. Y luego lo demás… y los demás.

Lo que tienes que hacer es respirar y llenarte los pulmones de amor hacia ti. Te has de dar tu tiempo. Tu espacio.

No te agobies, no merece la pena. Pasará lo que tenga que pasar y no aquello que no tenga que ocurrir.

No compares nada. Cada momento tiene su perfil y sus características. Nada sucede dos veces. Siente. Y respétate porque el respeto queda bonito si empieza por el de uno propio.

No te amargues como el limón. Prueba. Reflexiona. Y si no puede ser, no será.

Pero carga solo con lo que te pertenece porque de otra manera, tu camino se hará pesado, demasiado pesado y no te lo mereces.

Siempre tu verdad por bandera y luego la verdad al resto.

Quiérete porque eres para ello.

C.M.G

Anuncios
Publicado en Sin categoría

EL CAMINO

Con el miedo como aliado, me sujeté de la esperanza que vi en aquel momento. Cuando la desesperación inunda tu vida, cualquier pequeña luz es suficiente para confiar y seguir su camino.

Luego, con el tiempo logras ver todo desde otra perspectiva, te haces amiga del miedo y lo enfrentas como mejor puedes.

Caminé por un sendero que me aconsejaron, diciéndome que cuando yo quisiera podría cruzar a otro camino distinto, al de mi origen natural. Y lo creí. Y me fié. (Es uno de mis defectos, confiar). Con el paso del tiempo, aparecieron mis ganas de cambiar de camino al de siempre pero me tropecé y tardé un poco en sanar la herida.

Mejor esperar a más adelante.

Lo volví a intentar más adelante y se me puso una piedra enorme entre ambos caminos. Así pues, decidí continuar por el camino. “Por algo sucedían las cosas, lo intentaré en un tiempo” pensé.

Cuando pasó un tiempo considerable, cuando me sentí fuerte, cuando creí que esa sería la definitiva…comencé a cambiar mis pasos hacia el camino que deseaba. Iba bien. Caminaba los pasos necesarios, había puesto un pie en dicho camino, había introducido un brazo, parte de mi cara también divisaba el nuevo camino. Estaba contenta. A ese ritmo lo iba a conseguir. Claro que sí. Pero cuando tenía puesto el noventa y nueve coma nueve por ciento de mi otro pie allí, me sentí que estaba en el vacío.

Me asusté, lloré, grité. También inhalé. Había hecho un gran esfuerzo por continuar mi vida por dicho camino, no me iba a rendir. Pero las noches se hicieron día y las horas del día se multiplicaron por la eternidad al cubo. Mi energía se estaba esfumando. Mi ánimo estaba disminuyendo. Mi apetito,cerrando. Apenas hablaba, ya no sonreía y mi cuerpo temblaba.

Llamé a quien me dijo que podría cambiar el camino cuando quisiera y su respuesta fue que volviera al camino del que venía. Se lava las manos, pues. Pero no era justo. Nada justo. Me habían dicho que podría cambiar cuando quisiera y ahora…

Ahora no era momento de buscar culpables. Sentía que el suelo de mis sueños se caía a pedazos y tuve que regresar al camino que detestaba. Pedí ayuda a otra persona. Continúo en ese camino aunque hayan pasado los años y ahora, que me estoy despojando de ciertas necesidades me vuelven a vender productos para mis pies que ofrecen como las alas que te ayuden a emigrar pero que en realidad solo son plantas de pie que a medida que camines se fijan al suelo. Lo sé. Ahora sí. No voy a rendirme aunque me cueste lo que no esté escrito, no voy a rendirme aunque me cueste dar la vuelta al mundo hasta encontrar la mano que me sujete en la flaqueza de regresar al lugar de origen, a ese camino de donde no tenía que haber salido. Si no fuera por los enormes obstáculos que se presentaron.

C.M.G.

Publicado en Reflexión, Sin categoría

CÓMO

Para el dolor de cabeza una aspirina,

para el de garganta caramelos de menta.

Si me duelen las cervicales mi saquito de semillas,

para los ojos rojos, colirio.

¿Y para el dolor del corazón?

Para cuando te duele el alma, tienes angustia, ganas de llorar reprimidas y no sale el océano…para eso ¿qué se hace?

¿Cómo abrazar a quién ya no está? ¿Cómo hacerle llegar un “te echo de menos? ¿Cómo te aseguras de que lo sabe? ¿Cómo?

Y por otro lado…

¿Cómo olvidar a quien no merece ser recordado?

¿Cómo se mide lo abstracto? Lo que no se ve ni se toca, pero está ahí dañando como espinas clavadas.

¿Cuál es la fórmula o el antídoto?

¿Quién da la respuesta a tantas preguntas?

Supongo que nadie, o el tiempo, o Dios, o no sé; solo sé que hay que sacar la fuerza de donde sea.

C.M.G.

Publicado en Sin categoría

UN PORQUÉ DE CIENTOS

Cuando buscas mi número,

me escribes,

y te contesto

bajito,

susurrándote al oído.

Cuando cierras los ojos

tras mirarme largo rato,

cómo el ritmo de mi respiración

inicia el baile

que ensayamos cada viernes.

Cuando te pongo nervioso

y te termino calmando

abrazándote

tan fuerte que

calma.

Cuando nos hacemos reír

sin poder controlar

las bocanadas de aire

que entran en nuestros

benditos pulmones.

Es ahí

el momento,

el cuándo,

el cómo

…y…

el porqué.

C.M.G.

Publicado en Sin categoría

DÍAS

Han pasado unos dias, más de quince,menos de treinta…¿qué más da?…te (os) voy a echar de menos toda mi vida.

Han pasado días…¡y qué días! un no parar de noticias, una tras otra, la mayoría tristes y las cuales ha habido que afrontar con las fuerzas que quedan acumuladas. No da tiempo, claro que no. Cuando no asimilas una,…¡plaf! otra…tan grande como increíble, alucinante como cierto; tan injusto como impotente.

No concibo lo ocurrido, me cuesta comprender el presente y desconozco el futuro. Estoy segura de la paz que he de mantener ahora, del cuidado que me debo dar, del pedacito de egoísmo que me he de brindar y de que solo queda caminar, continuar.

Pero también soy consciente de que todas las estrellas que han marchado a un lugar diferente y puede que mejor forman parte de la luz que me despierta en las mañanas, el sonido de los pájaros al cantar, del calor de un abrazo, la suavidad de un beso, el brillo de una mirada, el aire de un suspiro, la calma que da el mar, la lluvia que moja la tierra, la compañía de un bebé, el abrigo en una noche de invierno, el soplo fresco de una noche de verano.

Sé que están en cada decisión tomada, en cada pedazo de triunfo conseguido, en la receta milagrosa de un catarro, la suavidad de preocuparnos por los otros, en la pasión de un “te quiero”, cada reconstrucción de un recuerdo, cuidado extra, sonrisa inocente.

Van a estar en cada veinticinco, cada diez o veintitrés…

Y también lo harán en una lágrima o vello de punta, susurro al oído, consejo o “todo irá bien”.

Porque aquí no ha quedado todo, todo no ha sido en balde, vuestra vida continúa y nuestras manos irán unidas a las vuestras, desde abajo hasta arriba, de la tierra al cielo, no se verá con los ojos, mas sí con el corazón, cuya vista es mejor.

Unidos para siempre…

C.M.G.

Publicado en Sin categoría

CORAJE

Si pudiera saltar de aquí e irme lejos, muy lejos, donde no conociera a nadie, ni nada…lo haría.  Un lugar donde ver todo desde otra perspectiva, hasta donde el aire oliera distinto; un lugar donde ver todo lo ocurrido desde la distancia y el silencio, donde la ingesta de lo asumido fuera mas ligera, donde mi ansiedad volara de mí dándome una tregua,…afirmo que lo haría. 

Porque hay momentos que te son dados como una bofetada que no esperas, aunque la intuyeras…y te sacuden hasta el alma secándote por dentro.

Y ¡joder! ¿cómo me hago a la horrible idea de no volver a dar un beso con el corazón a una persona a la que quería mas de lo que creía? ¿cómo?… ¿por qué razon vienen más preguntas que respuestas en momentos donde la mente no tiene imaginación? ¿Cómo dar fuerzas?…¿cómo darme fuerzas?

¿Cómo hacer para que el tiempo corra por un período y lo frene cuando todo pase? Son tantas preguntas, impotencia, rabia acumulada y tristeza que el único modo que se me ocurre es convertir todo ello en fuerza para que esta sea el motor que me impulse cada paso hacia adelante.

Y si consigo multiplicar esa fuerza…la repartiré entre quienes más lo necesitan, quienes habitan mis pensamientos y en esas personas a las que a día de hoy están sacando la fuerza suficiente cuando despiertan y ponen los pies sobre el suelo, para continuar adelante y no dar media vuelta y quedarse sumergidos entre sábanas y colchas que las abriguen de este frío tan frío de un enero que ha llegado dando tantas lecciones a base de lágrimas, pérdida y miedo, aumque a la par fuerza, amor y recuerdo.

Difícil sí, imposible jamás. 

Porque todo unido se llama…coraje.

                                                                                                                         C.M.G.

Publicado en Sin categoría

ETERNA CAMPEONA

Gracias por no haber tenido fuerzas para rendirte en todo este tiempo;  por haber luchado millones de veces por muy oscuro que se haya tornado el camino.

Gracias por hacer reír hasta en los peores momentos e incluso con las cosas más serias.

Por ser ejemplo y ánimo a quien comenzaba su andadura en esta batalla, desgraciadamente tan popular; por animar a la lucha de tantos luchadores.

Gracias por haberme tratado tan bien y haberme deseado siempre lo mejor, por darme la mano y soltarme un piropo bonito cuando me acercaba a darte un beso, por tener abiertas las puertas de tu casa y de tu ser.

Por soñar despierta y hacer que los sueños se hagan realidad, por luchar por lo que más querías contra viento y marea. Por normalizar todo aunque estuvuera patas arriba. 

Gracias por elegir al mejor de los mejores, quien nos ha dado una enorme lección de amor a todos…luchando de tu mano hasta el final, como pocos por no decir nadie lo hubiera hecho, siendo tus muletas ante la fuerza de un viento que en muchas ocasiones asomaba, tu abrazo ante el miedo futuro y tu apretón de manos en las bajadas del camino; pues jamás te dejó sola.

Gracias por haber llevado en tus hombros el peso de lo más grande cada año, por tu fe eterna y por mostrar el camino a los más jóvenes sin pedir nada a cambio,  regalando toda tu sabiduría y la luz que había y sigue habiendo en ti.

Gracias por bailar bajo la lluvia y el sol, por mecer nuestra tierra en tus bailes, nuestro verde esperanza, negra oscuridad y blanca luz, enormes gracias. 

Por dejar tantos recuerdos en el alma, tanto cariño en tanta gente, tanta ayuda a nuestros mayores cuando mas lo han necesitado, porque estaban necesitando ayuda, por darles la mano y acariciarles el alma.

Gracias por haber aparecido en la vida de tanta gente y personalmente, por haber aparecido en mi camino.  

No es sencillo saber que ahora no estás aunque haga tiempo que tú ya no estabas…gracias por luchar por quedarte; el intento ha existido pero la vida no está hecha para ser comprendida sino vivida tanto para lo bueno como lo malo…y aceptada aun por mucho que nos queramos oponer.

…Te aseguro que aquí también vamos a luchar para mantener tu esencia presente, tu espíritu, alma, recuerdo y lección…

Gracias, amiga, por haber existido y, por supuesto, seguir existiendo en todos y cada uno de nuestros corazones. Te queremos. Te quiero

♥…

                          ​                                                                                                                       

                                                                                                              C.M.G.

Publicado en Reflexión

TAL VEZ

Igual no es ninguna casualidad que la pulsera que llevaba grabada aquella fecha muestre otra diferente a la elegida.

A lo mejor la canción que suena en tu mente las noches de insomnio lleva la letra de las promesas envueltas en papel de mentiras.

Quizás los mejores recuerdos que guardes sean del año que destruiste a escondidas.

No sería de extrañar que la persona que más te haya respetado en tu vida sea la misma a la que más daño lograste hacer.

Puede que cuando escuches mi nombre en la letra de una canción seas incapaz de seguir tarareando. 

Sería muy justo que viera la luz aquello que aún está en la oscuridad para ti.

Sin embargo, ¿para qué? Si tal vez ya te hayas autodestruido.

Tal vez…

                                                                                                                          C.M.G

Publicado en Sin categoría

DREAM

Ni siquiera sé si comprenderás de qué te hablo pero es algo complicado. 

Coges una maleta cuando tienes la mayoría de edad casi recién cumplida, que ni eres niña ni mujer, ni estás segura a dónde vas, aunque sí de donde vienes; y cambias todo: la familia por unos desconocidos, tu casa por un piso, el coche por un autobús y tu pueblo por una ciudad. Comienzas a ir a clases que triplican el número de alumnos y la forma de tomar las clases poco se parece a la que has dejado atrás hace poco.

Al comienzo es un poco adaptativo todo pero con el tiempo aprendes a prepararte algunos platos, a lavar tu ropa, a ir a urgencias un domingo por la mañana, a administrar el dinero que te dan, a acumular los abrazos a los tuyos, a aprobar exámenes y a ser tu propia conciencia administradora de fuerza para los días grises.

Un año y otro y otro y…hasta que acabas, porque aunque el camino no siempre es fácil,  decides acabar lo que un día comenzaste, te lo propones y nada ni nadie te lo va a impedir. 

A lo largo del camino vas descubriendo que ese es tu sueño y que vas a ir a por ello. 

Pero el caso es que acabas y todo se te cae encima, nadie te llama, no hay trabajo y en la tele hablan de una tasa de paro que ni sabes si es real. Te callas y aguantas, y de tanto aguantar desarrollas una paciencia digna de admiración y tú misma te sorprendes porque no sabías que llegarías hasta límites tan altos. 

Que si necesitas experiencia, que si el b1 de inglés,  que si ahora el b2, o mejor que también tenga francés,…Ahora es que piden máster,  y ahora es que…

Decides buscar por otro lado porque piensas que no se te van a caer los anillos porque trabajes de algo que no es lo tuyo por un tiempo. Y ahora que si tienes experiencia,  necesitas hacerte autónomo,  que si necesitas coche. 

No aguantas más y una lágrima cae por la mejilla sin saber si es de pena, impotencia,  rabia o acumulación de paciencia. 

Te tomas unos dias para relajarte y…

…Y ahora sales, de nuevo, a buscar, a patearte otra ciudad, a entregar CV’s por trigésimo octava vez, a rezar para que te den una oportunidad, a suplicar un puesto de empleo aunque te exploten,  pero todo ello con el objetivo de que un día llegues a ser lo que tanto trabajo te ha costado, porque los sueños,  no son solo sueños,  están para hacerse realidad cueste lo que cueste. Que el camino no es fácil pero seguramente muy satisfactorio. 

Coges aire, planeas y…

…¡Adelante!…

​                                                                                                                                      C.M.G.

Publicado en Sin categoría

CAMPEONES

Admiro. Admirables me parecen. Sí.  Tengo la suerte de tener en mi vida a valientes, me encantaria que no les hubiese dado la vida los reveses que le han dado porque eso significaría que su sonrisa sería más inocente, la ilusión más creciente y el dolor más pequeño. Sí. Así sería,  pero yo no mando en ello, yo no decido lo que pasa o no ni a quien le pasa. A mi me parecen valientes porque continúan sonriendo a pesar de todo.

Por quien lucha a diario contra un bicho que intenta apoderarse de su ser; y no, no es un bicho cualquiera, se trata de un bicho fuerte, casi tan fuerte como la persona que está intentando acabar con él.  Y no está sola. Tiene un angel a su lado, un ángel con la cara mas angelical jamás vista que ni se queja siquiera, que la trata como una princesa, que la hace reír y que la cuida como si solo estuviera su reina en el mundo. Porque los campeones necesitan ayuda y ella la tiene. Él es el más fuerte sin dejar atrás a la que dio la vida a la campeona, la luchadora esencial. Que el bicho es grande, pero ellos son más.  

Por quien observa su estrella desde la luz de su mirada, viéndose reflejada dicha estrella en esos ojos recargándolos para dar luz a quienes más lo necesitan. Dos años de lucha y la muerte cree que ha ganado, pero no,  esa se ha equivocado, porque siempre tendrán más vida los suyos para mantener vivo a quien se fue. 

Por quien ha perdido algo que ya no volverá y asi de sencillo y difícil,  lo ha de aceptar. Resignación llena de paz. La fuerza hecha persona. Después de lo luchado no se deja machacar. Amanece un nuevo día sonriendo sin más y ella es la fuerza de quienes a veces creen no tener fuerzas para luchar. 

Por tantos y tantos que luchan sin cesar y me demuestran cada día que la sonrisa que llevan puesta la trabajan a diario, nadie se las regala, porque no les apetece sonreír,  porque a veces sienten que esa ilusión de niño en la noche de Reyes Magos ya no volverá,  y no, igual esa no vuelve, pero otras ilusiones seguro que llegarán porque los campeones que conozco deben brillar y no siempre fabricando la luz con la que iluminan senderos, sino,  dejándose llevar, dándose su propia tregua y respirando paz.

Por ellos,  por todos los que conozco y los que no.

Gracias por vuestro coraje inmenso.

Los campeones que conozco son lo más. 

                                                                                                                C.M.G.