Publicado en Sin categoría

CAJONES

¿Cuántas veces en la vida abrimos cajones?

Cajones con olor a pan recién hecho. 

Cajones para amores olvidados, y cajones para los que están por venir. 

Cajones llenos de lágrimas que cayeron y se quedaron guardadas para humedecer esas secas manos que abren…

…Cajones…que acumulan miles de recuerdos de una infancia arraigada al alma. 

Y de otros cientos de momentos que no se repetirán y que nos sacan muecas en la boca hacia arriba o hacia…

…Abajo…Ahí hay… 

…Cajones con sabor amargo, que se cerraron con la promesa de no volverlos a abrir. 

¡Cuántos cajones llenos de miedos! Miedos que se enfrentaron, otros que no se intentaron y otros que quedan por atravesar como autosuperación. 

Y más cajones…

Cajones que se abren y una vez abiertos, te sientas, los miras y no recuerdas para qué los abriste. Porque necesitas tiempo, necesitas respirar.

Eso es. Cajones llenos del aliento que a veces nos hace falta. 

Cajones llenos de ganas cuando el ánimo flaquea. Agarrándonos a una simple sonrisa, para mantener el equilibrio. 

Cajones llenos de equivocaciones; de la de veces que le fallamos a quien no se lo merecía y otros tantos cajones llenos de todas las ocasiones en las que nos hemos fallado a nosotros mismos.

Y más cajones. 

Para guardar abrigos para el frío. 

Cajones para guardar la ropa de un ser que verá la luz gracias a nosotros. 

Y cajones con la sinfonía de nuestra vida, a su vez llena de diversos pedazos de canciones que marcaron nuestra historia.

Y cajones por descubrir…

…de todo eso que…

…nos queda por vivir. 

ca7cb565f4eff4ebf4e4eb821101809f

 

Imagen: https://www.pinterest.es/pin/708542953857265476/ 

C.M.G. 

Publicado en Sin categoría

CURADO

Se va a ir quedando el pasado atrás cada vez que des un paso adelante en esta bonita ciudad. 

Por cada zancada que des, por cada impulso, no más. 

Cada vez que respires con los pulmones abiertos para purificarte los pensamientos. Aunque a veces la respiración sea más rápida, vas a comenzar a respirar como necesitas. 

No solo respirando oxígeno, si no, amor, hogar, calor, paz y gratificación. 

Se va a ir quedando olvidado esa pesadilla constante gracias a la constancia que pones para olvidar lo que ya no te merece.

Vas a continuar dando uno, dos pasitos, más, cogiendo carrerilla para brillar, allá donde brillan los fuertes. 

Y lo vas a lograr, porque las almas bonitas, puras, como la tuya necesitan volar, sentirse libres dejando el pesado equipaje atrás; sin que una cadena le apriete las muñecas.

Y vas a seguir, y continuar, como has hecho tantas otras veces. Porque no has dudado en seguir, en aguantar, en persistir y ya, ya es hora que la vida te lo vaya recompensando. 

Porque tras ser herido, uno es curado. 

b726e347e68f534ef332bc3b60cfd911

C.M.G.

Imagen: https://www.pinterest.es/pin/845832373742226185/  

Publicado en Sin categoría

Loving is wonderful

Amar es maravilloso. 

Da igual el qué. El amor te sumerge en un estado de calma y plenitud. 

Puedes amar a tu madre, a tu padre, a tu hermano o hermana, a tu abuelo o abuela, a tu pareja, tu perro, tortuga, la flor que crece entre el asfalto, el mar, la luna, la estrella más grande. Puedes amar tantas cosas, tantos seres, tantas luces…y puedes amar incluso varias a la vez. 

Es increíblemente bonito el estado de locura que padeces cuando amas, arrancándote la cordura de un plumazo y dejándote al descubierto.

Es maravilloso y admirable. 

Lo horrible es que se vea como horrible amar, que se despoje de su naturaleza. Que parezcas loco por ello, y por sentir, inventar, crear, creer, crecer.

Es anti humano no amar, y por no hacerlo, vamos a la contra de nosotros mismos. Y no tendría que ser así. 

Se tacha de locura, cuando es la mayor cordura y el único medio para continuar hacia adelante, para seguir, creer y nacer de nuevo cada día. 

Es una pena que no pienses que no puedes ser quien eres por miedo a ser señalado por la sociedad. Señalado por sentir más de la cuenta, por confiar más de lo que permite la sociedad, por querer y sobre todo, amar. Es doloroso ir en contra de nuestra naturaleza. 

No tienes ni que señalarte a ti, ¿cómo se puede permitir que alguien ajeno te señale? ¿por qué? Si las únicas preguntas y respuestas te las debes a ti, a nadie más. 

Tienes el derecho a confundirte, intentarlo, ilusionarte, querer, confiar, perdonar…en definitiva, ser. No vayas en contra. Sigue tu naturaleza y por favor, sé y siente, que es más que necesario cuanto más gente va a la contra. 

Coloridos estudios de las manos de un artista en capas con flores y abejas

Fuente imagen: https://www.pinterest.es/pin/681591724837040261/ 

C.M.G.

 

Publicado en Sin categoría

TE ECHO DE MENOS

Te echo de menos.

Cuando veo el sillón vacío.

Cuando miro a un presente anterior.

Te echo de menos en silencio, cuando me trago las flores que brotan en mi interior al recordarte.

Cuando miro tu foto, y al tiempo sonrío. Porque fue, porque estuviste y estuvimos.

Te echo de menos. Cada vez que veo a unos nietos con sus abuelos.

Cada vez que cierro los ojos y te miro. Cuando me gustaría sostenerte la mano y, ya no está.

Cada día que pasa, sumando un tiempo que parece increíble que haya pasado. Pero nueve meses, casi…

No imaginas cuánto te echo de menos. Cada delicado detalle. Peinarte. Escuchar tu respiración. Ver tu cara cuando recibías una visita o cuando te decían lo guapa que estabas. Cuando estrenabas algo. Cuando te sorprendía mirándome o postrada en un cálido horizonte campestre.

Tengo que entender todo, comenzando con la vida, y toda la complejidad que conlleva, pero espero que esta entienda que te echo de menos.

screenshot_2019-08-02-01-15-052

                                                     C.M.G

 

 

Publicado en Sin categoría

LUZ

Aunque el día esté nuboso, da luz.

Soy consciente de lo afortunada que soy por ser alumbrada mi vida de ese modo.

Es analgésico un abrazo cálido suyo o un suave beso en la frente.

Es el relajante muscular más natural que he tomado jamás, dotando de serenidad toda tempestad.

Lo increíble es que alguien a quien la vida ha tratado tan injustamente sea capaz de ser tan humanamente justo con los demás, de derrochar tanta solidaridad y de mostrarse al mundo como un libro abierto del que cualquiera pueda aprender. En más de una ocasión me hubiera gustado haber cambiado el curso de los acontecimientos para aliviar ese dolor, pero yo no soy Dios. Solo ofrezco lo que mi ser puede dar. 

El caso es que es casi inhumano que no se queje de nada y responda que todo va bien, con esa sonrisa en la cara, bueno, mejor dicho: “genial”.

Sabe susurrarme incluso sin tocarme la oreja lo que necesito oír.

Valora lo que le rodea, y me valora, y respeta, además de velar por mi bien. Dice que es lo mínimo que merezco. Me sobrevalora, debe ser para compensar las infravaloraciones recibidas.

Me ayuda cuando me caigo, me suaviza los arañazos, sabe equilibrar cada paso.

Respeta cada decisión sin juzgar, ni criticar; solo respetando. 

Y yo pienso, hago balance y me siento emocionada al ver cómo la vida te pone flores en el camino para que tus pies arañados se suavicen con el fresco tallo y los suaves pétalos. Es así como las heridas van cicatrizando y paso a paso todo se va normalizando. 

Ahora, sonrío, continúo y aprendo. 

Y todo ello alumbrada con una afortunada luz que alumbra mis ojos viendo aquello que ni siquiera sabía que existía. Una suave luz.

 

La mente humana tiene múltiples manifestaciones y todas son válidas, siempre y cuando no sean fuente de malestar o de alejamiento de la realidad_                                                                                                                                                       C.M.G.

 

Publicado en Sin categoría

PARA CUANDO LO DIGAS

Y no.

No creo que sea cuestión de felicitar el año nuevo y dar besos al aire de compromiso.

No.

Yo creo que lo importante es que estés en los peores momentos del año que venga. Porque no tiene porqué ser todo una desgracia, pero déjame que te diga que la realidad es que la vida no son todos sonrisas y alegrías.

En ese año que tantos te felicitan con las sonrisas en la cara pasan cosas de todo tipo. Puede que aumente la familia, que te toque la lotería o que encuentres el amor. Pero también puede que te llamen un día diciéndote que a tu amiga la acaba de vencer la enfermedad contra la que estaba luchando, puede que te quedes huérfana de abuelas y puede que un día te veas en un quirófano siendo operada.

Y te aseguro que es ahí donde vas a darte cuenta de quienes se preocupan por ti, quienes te aprecian, quienes realmente deseaban que tu nuevo año fuera feliz o quienes solo lo decían por cumplir el protocolo.

Va a ser ahí donde veas que si el año tenía que ser un año de mierda, lo iba a ser pese a muchos “feliz año nuevo” que recibieras ese uno de enero o por esas doce uvas que te tomaras mientras daban las doce.

Que la vida cuesta y que has de seguir. Que la Navidad no es siempre bonita pero sí el mensaje que se transmite, que ha de ser el que se lleve por bandera el resto de días del año: el amor.

Sólo así tendría sentido celebrar la Navidad. Sólo así.

Porque si vas por la calle cargada de bolsas para los regalos de Navidad, tropiezas con un mendigo y no se te encoge el corazón, no estás sintiendo la Navidad.

Si celebras un gran festín en casa con todos los mejores alimentos en la mesa y una gran decoración, pero no te ha dado por llamar a esa persona con quien no te hablas por orgullo desde que os enfadasteis, no tiene sentido la Navidad.

Porque si vas viendo el alumbrado y miras a alguien por encima del hombro porque te crees superior, no estás viviendo la Navidad.

Y como estas, muchísimas cosas más.

Piensa, reflexiona y haz, aunque poquito, cosas de gran calidez humana. Porque eso sí es celebrar la Navidad, el amor. Y no sólo en esta época, sino durante todos los días del año.

Así que piensa, aunque sea un poquito sobre esto cada vez que pronuncies eso de “Feliz Navidad y próspero año nuevo”.

C.M.G

Publicado en Sin categoría

A B U E L A

No sé

Ni sé qué hacer, ni sé si eres consciente de lo que sucede, de lo que pasa a tu alrededor.

No sé si me ves reflejada en tus ojos, ni si te puedo ayudar o si acaso lo consigo dándote la mano.

No sé qué es mejor, ni cuál será la mejor decisión ante tal dilema. No sé si hay dolor en ti, si es más físico que emocional.

No sé…

Pero sé que cada minuto de vida es un regalo, que me gusta tocar tus manos y darte todo aquello que esté en las mías.

Sé que te quiero y que no quiero que te vayas, sé que la cuerda que nos sostiene, que te sostiene, es frágil pero no quiero que se rompa. No quiero que te marches.

Estoy detestando este hospital, este lugar. Esa cama, que te tiene amarrada que te tiene sujeta. Estoy detestando esta situación. A veces me puede.

Ay, abuela, lo que se ve aquí. Lo que es esto de crecer, de andar sobre los años o que los años anden sobre ti.

Me gusta peinarte y me encantaría darte solución a todos y cada uno de los problemas que se están presentando y los que ya estaban y se están complicando.

Esta vida es aterradora a veces y estoy cagada de miedo, pero pretendo transmitirte amor, fe, fuerza, y la seguridad insegura de que vas a salir de esta.

Me pareces una campeona por hacer frente a esta mierda de enfermedad que te está comiendo desde hace años.

Te quiero ❤

Dedicado a mi último ángel de la guarda, escrito antes de que fuera mi ángel de la guarda. 🌟

C.M.G

Publicado en Sin categoría

FUE

Hay una parte que es cierta, que fue real; y eso estuvo ahí y vuelve cada vez que lo recuerda. Ese es el regalo más importante, algo tuyo y conlleva un mensaje que tú puedes descifrar.

Una parte de lo que ronronea en tu cabeza fue real, sí, existió, en su día, en su momento; con miradas cómplices, sentimientos que se podían tocar con la palma de las manos, con un olor a canela que te lleva a ese sitio cada vez que lo rememoras en tu mente.

Y ahí no hubo mentiras, ni se fingía, ahí había transparencia y alma.

Puede que no durara mucho pero quizás sólo duró el tiempo que tenía que ser, porque si hablamos de ser, ya ha quedado claro que fue. Sucedió.

Y por muchos kilos de tierra que ahora se quieran echar en lo alto, eso sigue ahí, cada vez que se recuerda. Fue una bonita historia. La más bonita, quizás, para sus protagonistas.

La historia que los hizo ser felices durante el viaje de una estrella fugaz.

Hubo felicidad, se notaba en sus hoyuelos chiquititos, en la mirada profunda, en la pasión de esas almas al mirarse. Existió. Y fue. Y es innegable.

Lo que pasara después pudo no haber sido justo o igual hizo falta para fortalecer, para ver de frente la mentira y el engaño, a cara descubierta.

Para ver las grietas que a veces aparecen en la humanidad.

Para demostrar que no todos los finales son felices.

Para confirmar que algunqs palabras se las lleva el cielo.

Sin embargo, algo queda claro y es que…

… de ser, eso fue.

Ilustración: Sara Herranz

C.M.G

Publicado en Sin categoría

NUDO

Con un nudo en la garganta.

Fuerte, un nudo fuerte como ella.

Llena de fuerza.

Y el nudo sigue como su constancia. No para, no persiste. Continúa.

Sigue cogiendo aire, más rápido, más lento, sigue con ese movimiento continuo de la vida. Que es la vida.

Sigue alzando la cabeza, llenando de amor la ausencia de esa mano que ya no toca las estrellas por lo altas que están, por permanecer a mundos distintos pero ambos conectados.

Comprende entre sollozos. A veces los mililitros de agua de mar se ven por fuera, otros, se saborean por dentro.

Reza. Otras veces lo olvida.

Tiene miedo. Mucho.

Pero necesita aire.

Salir a tomarlo. A llenar sus pulmones.

Pisar con firmeza. Aunque tropiece. Le da igual.

Necesita lo que entiende, solo ella.

Ella.

A veces lo tiene todo en cuenta. Otras lo olvida.

A veces recuerda.

El recuerdo no muere.

A veces siente (de más). O quizás esté bien.

Una mano. La suya. Su ayuda.

 

2eacd7d4fb6a37771b1f12fd97facbd8

C.M.G.

 

 

Publicado en Sin categoría

DETALLES

Pasan casi desapercibidos, son minúsculos, tan cotidianos que no les prestamos atención. Pero son. Ahí están todos los días. Cuando no es uno, es otro. O varios a la vez.

Pero no, no los vemos porque no nos paramos a observarlos. Porque corremos de aquí para allá buscando algo que probablemente ya esté dentro de nosotros.

Se trata de detalles. Simplezas de la vida, del día a día. Pero es que sin ellas no sería posible nada de lo que ya es.

El sol en las mañanas, una gota de agua del cielo, poder levantarte de la cama, observar y no solo me refiero a hacerlo con los ojos. Inhalar. Exhalar. Una caricia, un suspiro. La posibilidad de estar conectados con el mundo en el que vivimos, por saber algo de quienes habitan en las antípodas. Poder salvar a un animal abandonado gracias a la difusión de las redes sociales. Es un vaso de agua que sabe a gloria cuando hay sed. Es eso y miles de pequeños detalles más.

Y hay que verlos, estaría bien mostrarnos eternamente agradecidos con ellos. Habituémonos a ser gratos día a día, momento a momento.

C.M.G