Publicado en Sin categoría

CAJONES

¿Cuántas veces en la vida abrimos cajones?

Cajones con olor a pan recién hecho. 

Cajones para amores olvidados, y cajones para los que están por venir. 

Cajones llenos de lágrimas que cayeron y se quedaron guardadas para humedecer esas secas manos que abren…

…Cajones…que acumulan miles de recuerdos de una infancia arraigada al alma. 

Y de otros cientos de momentos que no se repetirán y que nos sacan muecas en la boca hacia arriba o hacia…

…Abajo…Ahí hay… 

…Cajones con sabor amargo, que se cerraron con la promesa de no volverlos a abrir. 

¡Cuántos cajones llenos de miedos! Miedos que se enfrentaron, otros que no se intentaron y otros que quedan por atravesar como autosuperación. 

Y más cajones…

Cajones que se abren y una vez abiertos, te sientas, los miras y no recuerdas para qué los abriste. Porque necesitas tiempo, necesitas respirar.

Eso es. Cajones llenos del aliento que a veces nos hace falta. 

Cajones llenos de ganas cuando el ánimo flaquea. Agarrándonos a una simple sonrisa, para mantener el equilibrio. 

Cajones llenos de equivocaciones; de la de veces que le fallamos a quien no se lo merecía y otros tantos cajones llenos de todas las ocasiones en las que nos hemos fallado a nosotros mismos.

Y más cajones. 

Para guardar abrigos para el frío. 

Cajones para guardar la ropa de un ser que verá la luz gracias a nosotros. 

Y cajones con la sinfonía de nuestra vida, a su vez llena de diversos pedazos de canciones que marcaron nuestra historia.

Y cajones por descubrir…

…de todo eso que…

…nos queda por vivir.  

IMG_20170413_005203

C.M.G. 

Publicado en Sin categoría

CURADO

Se va a ir quedando el pasado atrás cada vez que des un paso adelante en esta bonita ciudad. 

Por cada zancada que des, por cada impulso, no más. 

Cada vez que respires con los pulmones abiertos para purificarte los pensamientos. Aunque a veces la respiración sea más rápida, vas a comenzar a respirar como necesitas. 

No solo respirando oxígeno, si no, amor, hogar, calor, paz y gratificación. 

Se va a ir quedando olvidado esa pesadilla constante gracias a la constancia que pones para olvidar lo que ya no te merece.

Vas a continuar dando uno, dos pasitos, más, cogiendo carrerilla para brillar, allá donde brillan los fuertes. 

Y lo vas a lograr, porque las almas bonitas, puras, como la tuya necesitan volar, sentirse libres dejando el pesado equipaje atrás; sin que una cadena le apriete las muñecas.

Y vas a seguir, y continuar, como has hecho tantas otras veces. Porque no has dudado en seguir, en aguantar, en persistir y ya, ya es hora que la vida te lo vaya recompensando. 

Porque tras ser herido, uno es curado. 

IMG_20160921_182212-EFFECTS

C.M.G.