Publicado en Sin categoría

LA PUPILA

Pasó, sucedió, fue y ya. Y está bien. Todo está bien.

Puede que las estrellas alumbraran menos pero seguían estando ahí.

La brisa sigue acariciando mi rostro, los rayos de sol siguen tocando mi piel y mis pies me siguen llevando a las zonas más interesantes.

La historia sigue escribiéndose con las manos que también acarician.

La mirada continúa lo más firme que ha aprendido en este tiempo.

Sigo ofreciendo todo el amor que cabe en este cuerpo, tatuado también.

Ha habido momentos donde el camino se ha consumido tanto que ni mi pequeño pie cabía, pero me siento tan afortunada por tener bellos corazones que donaron pedacitos de asfalto para continuar

¡Qué suerte tener esa jodida forma de ser incapaz de dañar a una mosca!, ¡qué suerte que tengan que explicar los chistes a una mente tan inocente! y ¡qué fortuna la naturaleza que brota de los poros de la piel!.

Bendita verdad, pureza, sonrisa y lágrima, todo junto, batido, atravesando cualquier tormenta o disfrutando de un cielo azul.

Qué bueno sentir ese miedo, ese cúmulo de defectos que hacen única a una persona.

Mirar atrás, al presente, al futuro…aunque duela, a veces, está bien, necesario.

Qué fortuna escribir bonito,lento y suave sin dañar el papel sobre el que se escribe.

Hay muchas batallas ganadas, pese a que lo que me esperase fuera una absoluta derrota.

C.MG.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s