Publicado en Sin categoría

BAUTISMO

Tanto tiempo buscando un nombre a algo que lo tenía, que existía.

Y es que parecía como cuando pierdes algo y tienes la corazonada que lo vas a encontrar. Así ha sido.

Tan extraño tras tanto tiempo, tantos años que cuando la búsqueda da su resultado, existe una sensación extraña mezclada por la satisfacción, alegría y sin darte cuenta, cae una lágrima.

Y es que poner nombre, bautizar algo que está ahí da una especie de serenidad, protección y a la vez, vértigo.

Sí, mucho vértigo. Porque ahora toca trabajar incluso más que antes.

Ahora se necesita continuar, avanzar, y salir.

Así pues, se necesita acoger con los brazos abiertos dando un abrazo enorme a lo que ha llegado a ti tras pegar en tantas puertas, colgar tantos carteles.

Satisfacción.

IMG-20190422-WA0012

C.M.G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s